lunes, 24 de septiembre de 2012


¿Cómo se estableció y desarrolló la arquitectura moderna del s. XX? ¿Cuáles son las obras capaces de resistir el paso del tiempo, la transformación de los programas y las funciones, el ocaso de los materiales, o el cariño de la sociedad?
El cambio en la arquitectura ha de producirse con la revolución industrial y que pisa fuerte después de la I Guerra Mundial con el nombre de Movimiento Moderno. La modernida´ fue una rotura, un empezar otra vez, olvidar todo lo anterior. Esa revolución demandaba radicalidad, manifiestos teóricos y posiciones tajantes, que acentuaran el contrapunto de ideología al clasicismo arquitectónico, y a la manera de entender la ciudad.
En la arquitectura, luego de las exposiciones de Colonia y Nueva York, se produce la exaltación de lo moderno en el Estilo Internacional, de manera que fuera de él nada se consideraría moderno. Se presenta como una imagen blanca, pulcra, universal. Una imagen para un mundo nuevo.
En el proceso al racionalismo arquitectónico corresponde a una tendencia marcada en Europa a inicios del s. XX, que conserva un compromiso fuerte con las conquistas de a estética del cubismo. La experiencia de la Bauhaus (1919) también marca el desarrollo de la ascendencia racionalista en la arquitectura.                   
El léxico cuya base es cubista que adoptan los arquitectos incluye el uso sistemático de formas básicas en la composición arquitectónica, para obtener simetría, equilibrio y regularidad en lo diseñado.
El uso de nuevos materiales, estructura vista, cubiertas planas, la sencilla y casi ausente ornamentación, grandes superficies acristaladas y aquella preocupación por el espacio interior del edificio son aspectos que brindan la esencia de ésta bella arquitectura.

La modernidad es danza de espadas, es samba, es tango; esto aún sigue…
Ayarzah.
Septiembre 22, 2012